25 de marzo de 2017

Hemerotecas

Como ella misma explica, esa descripción cronológica y sencilla responde al deseo de no dejar al lenguaje ninguna zona de oscuridad y por el contrario reservar por completo el misterio a la historia que cuenta, cuyo motor principal es sólo uno: ¿Cómo fue posible? ¿En aras de qué valores? ¿Con qué lógica enferma? O sea, cómo fue posible que un par de generaciones soviéticas que, a la altura de los tardíos años treinta, aún conservaba cierto entusiasmo revolucionario (cierta ingenuidad, se podría decir también) fuese sacrificada en masa, mediante asesinatos y deportaciones al hielo de Kolyma, territorio maldito del que casi nadie volvía, en aras de los retorcidos cálculos, aún hoy incomprensibles, de uno de los dos o tres mayores criminales del Siglo XX. Y la competencia fue dura, como saben hasta los niños de pecho. (P. Sorela, sobre El vértigo de E. Ginzburg, en Letras libres, 2005; subrayados míos.)
O sea, y con perdón del juego verbal, conviene manejar una crítica de la razón pura criminal.. 

Hemerotecas

En el insomnio, la conciencia no se consuela por no haber participado directamente en los asesinatos y las traiciones. Porque no sólo mata el que asesta el golpe, sino los que han avivado su odio. Repitiendo irreflexivamente peligrosas fórmulas teóricas. Levantando en silencio la mano derecha. Escribiendo cobardemente una verdad a medias. Mea culpa... Y creo, cada vez más, que dieciocho años de infierno en la Tierra no bastan para una culpa como ésta. (E. Ginzburg, en una reseña del diario El País, 2005; subrayado mío.)

Mandelstam

(C. Thubron, En Siberia)

Hemerotecas; la amoral del terrorismo

Es que hay una atmósfera de complejidad psicológica en los relatos. El olvido, el arrepentimiento, la discusión del método. Graves complejidades. Matar, en efecto, debe de ser complejo. Qué sencilla es, sin embargo, la muerte, esta cosa en sí de la lejía y la sangre. (A. Espada, en El Mundo)

24 de marzo de 2017

Más de ilustraciones

Al final de su periplo siberiano (en Kolima), o sea al final del libro (En Siberia), en unas páginas realmente terribles, Colin Thubron menciona un par de veces a Shalamov. La primera de ellas, al lado de otros escritores víctimas del totalitarismo estalinista (comunista); la segunda, refiriendo lo que mencionaba el Gran Narrador acerca de la inutilidad de la memoria en los Lager soviéticos. Él, precisamente, que fijo memorablemente la infamia. (De todas maneras, es a Eugenia Ginzburg a quien más referencias efectúa C. T. El libro suyo al respecto lo tendré por ahí. ¿No leído?)

Dialécticas; ilustraciones

El amo de la máquina se vuelve su esclavo real..
***
Lo que Kant señala acerca del mecanismo rutinario de la mentalidad menor de edad lo propone como ideal la ingeniería laboral de Taylor.

23 de marzo de 2017

Hemerotecas; ¿dramaturgias?

El presidente francés, François Hollande, se ha referido al caso durante su visita al Salón del Libro de París. Para el líder galo, el detenido pretendía "matar o en todo caso provocar un acto dramático". (El País)

Optimización inversa, o de la actualidad de Anselmo

La máquina perfecta de pensamientos negativos existe. Por las mismas razones..

La sublimación de la noticia, o de la entronización de las incógnitas

Alguien ha hecho algo, en algún lugar y momento, de algún modo, y con alguna razón y finalidad.

22 de marzo de 2017

Aleación

Se antoja un milagro sobrevivir al azar objetivo y la estupidez intersubjetiva juntos.
Acéptalo. Te conviene. Estás senil. Es triste. Pero senil. Con alguna virtud para ir pasando. Senil.

Siempre lo hemos sabido

Mientras que para los católicos el concepto de libre albedrío constituía un pilar básico de su doctrina, para los protestantes el destino de los individuos estaba sólidamente prefijado. Por eso sostuvieron, por ejemplo, que solo ellos estaban destinados a dominar el mundo, mientras que estaba escrito que el Imperio español era una aberración destinada a autodestruirse. Ellos eran la luz, los otros la oscuridad. (R. Colom, en su blog y a propósito de Imperiofobia.)