14 de diciembre de 2017

Hemerotecas

José Luis Villar Palasí -El creador de la EGB, vetado en los nombres de colegios (El Mundo)

¿Hay sitio para uno más? Parece que sí.

13 de diciembre de 2017

Blogotecas

En Suiza no pueden desarrollarse grandes marinos. (Unamuno; en neorrabioso)

Blogotecas, educación, recursividades

Pero en Francia no se produjeron los beneficiosos efectos anunciados: no sirvió la educación para disipar ilusiones populares, ni para asegurar el orden (...). ¿Es que el sistema de educación es deficiente, o es que hay otras causas que neutralizan sus buenos efectos? Si el pueblo francés ha aprendido moderación, lo debe, no a la enseñanza de la escuela, sino a los desastres de la guerra y a las tristes consecuencias de las derrotas.
¿Ha producido la educación en Alemania la tranquilidad y el contento social? (...) ¿Ha sido una panacea para los males sociales de los Estados Unidos? Según un escritor americano, las nueve décimas partes de los jóvenes encerrados en las penitenciarías han asistido a escuelas: 'nuestros hijos, dice, tienen su pobre cerebro lleno de toda especie de cosas (...), pero no hay sitio en él para las verdades más sencillas del honor, del deber, de la moralidad." (Cito de elcafedeocata, que cita a G. de Azcárate, que resume las opiniones del Duque de Somerset, el cual se refiere a su turno a Tocqueville, 1883)

Narración y contabilidad

Vivir es contar(lo).

El Calígula de Camus, mortalmente herido, puede decir que aún vive.

12 de diciembre de 2017

Monismo sanitario

El cuerpo se reduce al alma justo porque sabes que el alma se reduce al cuerpo.

Bureaucraties

Una vez efectuada su contribución diaria a la prosa maderera, se puede echar a dormir.

11 de diciembre de 2017

Blogotecas

Una diferencia entre la civilización fáustica y las demás es la curiosidad a la que no pone freno ninguna barrera, ningún tabú. Aristóteles advertía que no se rompieran demasiados sellos de la naturaleza, porque las consecuencias podían ser funestas. En algunos pueblos, cuando se tala un árbol, había que ofrecer un sacrificio. Los chinos ya conocían la pólvora; pero sólo la usaban para hacer fuegos artificiales. Lao-Tse se negó a prescindir en su jardín de la regadera y a regarlo más cómodamente mediante pequeñas zanjas: no podía “saberse adónde llevaba eso”.(E. Jünger en una conversación con Moravia; en neorrabioso)
Páginas: Camus, Calígula..

Teopolítica

Dios nos libre de la nueva política. Que a la vieja ya estábamos hechos.